Report de Italia para la Conferencia Mundial de Mujeres

Informe para la Conferencia Mundial de las Mujer – Caracas 4/8 de marzo

Informaciónes generales

Italia se encuentra en el sur de Europa, tiene una superficie de 301.336 km ² y tiene alrededor de 60.830.000 habitantes, de los cuales casi 5 millones son los migrantes registrados (con exclusión de los “irregulares”, que son alrededor de 800.000).

Italia, al igual que otros países de Europa y el resto del mundo, está inmerso en la crisis general del sistema capitalista, que afecta a toda la sociedad en todos los sectores y distorsiona las condiciones de trabajo y la vida de las masas populares. El desempleo es alrededor de 8,9%, sin contar los millones de informales, despedidos y que perciben ayudas economicas sociales.

Situación de las mujeres: problemas y fuerzas contra las mujeres

La eliminación de puestos de trabajo en forma de despido, renuncia incentivos, la reducción del tiempo de trabajo, los contratos de la solidaridad, la jubilación, la movilidad, la reducción de los salarios y los servicios, el empleo ilegal, precarios, mal pagados, afectan en particular a la las mujeres: en Italia sólo 46,3 % de las mujeres trabajan, siete millones de mujeres en edad de trabajar están desempleadas (o no tienen un empleo estable, seguro y digno). En el sur del país la tasa de empleo femenino cae al 34,7 %.

El orden existente burguesa condena a un número creciente de personas a la miseria, exclusión, embrutecimiento y degradación. El trabajo sistemático llevada a cabo por las clases dominantes de la división y contraste entre los últimos y penúltimos de la cadena, la cultura machista y clerical, la cultura de dominación y de autoafirmación frente y contra a los demás, son los antecedentes culturales de la violencia, las violaciones, el acoso y el abuso contra las mujeres. La libertad de las mujeres es molesta y aterroriza, especialmente cuando se encuentra con el movimiento radical de la alternativa.

La devastación del medio ambiente causa la contaminación, la invasión de la basura, los deslizamientos de tierra, el despilfarro de las grandes obras de régimen y está causando un creciente número de muertes (20 por día sólo para la contaminación del aire) y enfermedades.

La privatización y la reducción de los servicios públicos vierte en gran medida en las mujeres el cuidado de los enfermos, junto con el cuidado y la educación de los hijos y el cuidado de los ancianos. La crisis política está extendiendo los ataques racistas y fascistas: las mujeres, los inmigrantes, los homosexuales y los marginados son los objetivos principales de la violencia cobarde de los fascistas y otros atrasados. En los nuevos campos de concentración que mancha el país (Centros para la identificación y expulsión – CIE), las mujeres migrantes son objeto de molestias, palizas y violaciones. La propagación de la violencia policial y las medidas de seguridad son la respuesta de la clase dominante contra quien reclama el trabajo, los derechos, la dignidad y la protección del territorio.

El Vaticano ha entrado más directamente en la vida social y política, cada vez más decididos a hacer retroceder la rueda de la historia, eliminando las mujeres de la dirección y gestión de la vida social. La campaña oscurantista y liberticida del Vaticano ha levantado el desmantelamiento de los derechos y el empoderamiento de la mujer en el bastión de la “defensa de la vida” y en el pilar de la sociedad. Él está tratando de eliminar los beneficios que las mujeres han arrancado con la lucha en los últimos años: el derecho al divorcio, la atención de la salud durante el aborto, la anticoncepción. Él está tratando de empujar las mujeres en el papel único que conoce y las reserva su ideología medieval: madre, virgen o puta.

El actual gobierno dirigido por la pandilla de Berlusconi, que es el resultado del acuerdo entre el Vaticano y la delincuencia organizada (Mafia, Camorra, ecc.), obliga a una doble moral: sus prostitutas de lujo exhibida y consumada en el palacio, prostitutas migrantes perseguidas en las calles de las ciudades que se están volviendo cada vez más feroz.

Mientras que la crisis política se consuma y intensifica las contradicciones dentro de las clases dominantes (los golpes, los escándalos, luchas intestinas, etc.), crece una percepción de que ya no se puede seguir así y se necesita soluciones urgentes. Los grandes movimientos de opinión se propagan. Las calles comienzan a llenarse de nuevo, superando las vacilaciones de la izquierda tradicional.

La respuesta de las mujeres: las organizaciones, las reivindicaciones y las luchas

En Italia, muchas mujeres han participado activamente en muchos frentes (político, económico, cultural, social):

– Para la defensa de puestos de trabajo, los derechos de huelga y sindicales. La FIOM (el sindicato de trabajadores metalúrgicos de la Confederación General Italiana del Trabajo – CGIL), los sindicatos de base, como USB (Unión Sndical de Base), el movimiento contra la precariedad y la redistribución de la renta en los que las mujeres son numerosas y protagonistas, están llevando a cabo una batalla feroz contra el “modelo de Marchionne”. Este modelo del CEO de FIAT propone un chantaje entre matarse de trabajo o seguir en el paro, siendo la voluntad del patrón la única ley y único sindicato lo que les gusta a la empresa. Un modelo similar a lo de las maquillas mexicanas. Una batalla que se añade a la de la conquista de puestos de trabajo para las desempleadas y los desempleados en Nápoles.

– Para la defensa de la escuela pública, de las universidades y la investigación. Hace meses, los estudiantes, profesores e investigadores se movilizan contra los recortes a las escuelas públicas y en contra de un modelo educativo que empobrece el conocimiento, que es de apoyo de las empresas privadas y que evitar el acceso a la educación para aquellos que no tienen medios.

– En las comisiones ambientales para la defensa del territorio: en Nápoles continúa la lucha contra la apertura de vertederos; en Val di Susa en contra de la construcción de la línea TAV de alta velocidad;

– Las mujeres están a la vanguardia de la lucha contra las leyes raciales y el intento de rehabilitar a los fascistas: a Milán, Turín, Roma, Nápoles y Pistoia se organizan en comités antirracistas y antifascistas;

– Promover iniciativas contra la mercantilización del cuerpo de las mujeres: el 13 de febrero en muchas ciudades italianas más de un millón de mujeres (y hombres) salieron a las calles en defensa de su dignidad contra Berlusconi y su gobierno que limita el papel de la mujer en objetos de placer de los ricos, de bestias de carga en las fincas de los empresarios, precarias y desempleadas, “ángeles del hogar” que deben cuidar el hogar y la familia;

– Contra los ataques del Vaticano y sus títeres por el derecho a una maternidad libre y consciente: surgieron  unos coordinaciones en varias ciudades italianas contra las leyes que impiden el uso de la RU486 (píldora de aborto), el desmantelamiento de las consejería clínica y la libertad de elección.

Perspectivas

Al luchar por la libertad de todas y todos, las mujeres no son víctimas. La generosidad, la fortaleza, la determinación, las habilidades que las mujeres han ganado en su larga historia de lucha por la vida y la libertad, son recursos que las clases dominantes harán todo lo posible para ahogar. Una vez rotas las cadenas que atrapan en su estado de explotación y sumisión, obligándolas a dedicarse principalmente a las cuestiones de la vida cotidiana, estas fuerzas materiales ayudaran aun más a construir un orden social en el que su participación en la operación de toda la comunidad tendrá un gran salto adelante en la civilización y el progreso de la humanidad. “ El nivel de civilización de una sociedad de mide por la condición de la mujer”.

La organización, coordinación, unidad de acción, la rebelión contra la condiciones en las que esta sociedad nos pone, son la carretera que va a fortalecer la lucha por nuestra libertad y la uniremos fuertemente a la lucha para poner fin a toda forma de opresión y explotación.

La lucha por la libertad de las mujeres es parte integral de la lucha por construir una sociedad donde “el libre desarrollo de cada uno es la condición para el libre desarrollo de todos”: una sociedad en que la eliminación de la subordinación de las mujeres a los hombres tenga sus fundamentos en las bases solidas de la eliminación de la división en clases de explotadores y explotados, en el derecho y el deber de cada persona a hacer su parte del trabajo social, en el reconocimiento de la maternidad y cuidado de los niños como una responsabilidad de la sociedad en su conjunto, en la gestión más y más colectiva de las tareas domésticas.

Luchamos juntas para construir una sociedad libre de explotación y opresión: el socialismo es nuestro futuro!

Coordinación Nacional de la Conferencia Mundial de las Mujeres – Italia

Annunci
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: